El peón ambivalente (Kling)


El autor de este estudio es Kling en 1848. El blanco tiene un peón de más que puede avanzar una o dos casillas, cada movimiento da lugar a un plan distinto. Puede mover una casilla para perder un tiempo o dos para cambiar el peón de g. El negro por su parte está en una posición dominante. 








Analicemos los dos planes que tiene el negro viendo dos posiciones críticas.

Si en esta posición juegan las negras pierden. Si el rey negro va a la columna e, las negras juegan h4 para cambiar o pasar el peón, en cualquier caso el blanco gana. Si juega a Rg6 o Rf7 sigue el segundo plan para el blanco.



1..Rf7 4.Rf3 Rf6 5.Re4 Re6 










6.h3  el blanco ha perdido un tiempo y gana la oposición 6...Rf6 7.Rd5, el blanco una vez invadido el territorio de las negras puede tomar el peón de g y ganar.

A continuación vemos la segunda posición crítica.











Igualmente, aqui si mueven las negras pierden. Si juegan d4 o d5 el negro juega  Rf3 y h4. Si el negro se retira a la sexta fila, el blanco ocupa la cuarta y aprovecha el tiempo de reserva del peón h para ganar la oposición. 

El método para ganar es utilizar las casillas conjugadas. En el diagrama siguiente vemos marcadas las posiciones que deben ocupar los reyes con casillas del mismo color.




El negro solo tiene una casilla e6 (amarilla) desde la que puede ir tanto a la verde como a la roja. Sin embargo el blanco dispone de f2 y g2 (dos amarillas) para ir a f3 o g3. Esto permite a las blancas perder un tiempo y dejar a las negras en zugzwang. Una vez conocidos los planes la ejecución es sencilla.



1.Rf2 Re6 2.Rg2 Re5 




[si 2...Rf6 3.Rg3 (posición crítica) Rf7 4.Rf3 Rf6 5.Re4 Re6 6.h3 Rf6 7.Rd5] 3.Rf3 (posición crítica) Rd4 el rey negro para impedir que el blanco vaya a cuarta fila, se tiene que alejar de "h" 4.Rg3 Re5 




5.h4 Rf6 [5...gxh4+ 6.Rxh4 Rf6 7.Rh5] 6.h5 




Las blancas dan la vuelta y ganan. Este estudio muestra como saber aprovechar la ambivalencia  que tiene el peón  blanco en los planes gracias a sus dos posibles movimientos.


Gonzalo Tévar Sanz





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Botones