Transición a la regla de Bird

 Skold,Kristian - Lopez Garcia-Riaño, M 
Buscando algo para ilustrar un ejemplo real sobre la regla de Bird, encontré esta partida que se jugó en el Torneo Zonal  de 1960 (Berg en Dal). El jugador de negras era el subcampeón de España de 1959, el asturiano Máximo López García-Riaño, autor del libro "San Sebastián 1911: el primer supertorneo de ajedrez, editorial Chessy"







En la posición del diagrama, el blanco entiende que una transición a un final de peones le es favorable y decide cambiar piezas.

53.b4 Cxb4 54.Axb4+ Rxb4 



 ahora solo hay que acercarse al peón negro, 55.Rf2 Rc5 56.Rf3 Rd5 




En esta posición los dos reyes están separados por una fila (posiciones relativas) como todos sus movimientos tienen componente en el eje de las Y, al final también terminarán separados  por una fila. Podemos imaginar que el rey blanco está inicialmente en f3, la posición relativa entre los reyes es un salto de caballo, los reyes se moverán en diagonal y la posición relativa se mantendrá hasta el siguiente diagrama  57.Rf4 Re6 58.Rg5 Rf7 59.Rh6 Rg8 





En esta posición, el blanco no debía conocer que  si no se juega con precisión, la partida puede terminar en tablas, y probablemente en un exceso de confianza jugó 60.g4??, todo el trabajo echado a perder por una sola jugada. En estos casos en que tenemos dos peones y uno solo de ellos  puede avanzar de uno en uno, lo prudente es avanzar  primero este 60.h4 Rh8 61.h5 Rg8



ahora sino conocemos la regla de Bird (como los reyes están en casillas de color distinto, los peones también deberán estarlo) tendremos que calcular  y habrá que mover el peón solo una casilla 62.g3 Rh8 63.g4 Rg8



64.g5 Rh8 65.g6 hxg6 66.hxg6


el blanco consigue la oposición 66...Rg8 67.g7 Rf7 68.Rh7


El blanco si hubiera conocido la regla de Bird habría conseguido el punto entero.

Gonzalo Tévar Sanz









Botones