Ruptura y reglas


Ramón Rey Ardid, varias veces campeón de España, recoge en su libro "Finales de ajedrez" (tomo 1)  esta partida que se celebró en el famoso torneo de Karsbald (1929) entre Colle y Grünfeld. La partida la gano Colle por abandono. Indica Rey que si se hubiese conocido  entonces la regla de Bhär, Grünfeld no habría abandonado. Veamos la posición en la que se inicia la ruptura.
65...Re4 66.Rg3 h5 67.g5  (el blanco no puede tomar el peón, si 67.gxh5?? gxh5 68.f5 Rxf5 y tablas)
67...Re3 las blancas deciden cuando es el mejor momento para hacer la ruptura, ahora el peón de "g" está a tres tiempos de coronar  68.f5 gxf5 69.g6
69...f4+ 70.Rg2! en este tipo de posiciones lo normal es retirarse a h2 para evitar el jaque en f3 y no perder un tiempo. En este caso no se pierde,  el rey negro está obligado a mover a e2, sino lo hace  el rey blanco  conquista f1. Pero lo bueno de obligar  al rey negro a mover a e2, es que el blanco tomará la iniciativa con un jaque con la futura dama en c4 (forzar al rey contrario a llegar a una posición es una maniobra muy utilizada cuando hay dos peones que coronan).  70...Re2 71.g7
71...f3+ 72.Rh2? las blancas confiaban en ganar, pero esta jugada solo conduce a las tablas, mejor era asegurar la partida  acercando el rey a los peones 72.Rg3 f2 73.g8D f1D
74.Dc4+ Re1 75.Dxf1+ y ganan las blancas

 siguiendo con la partida 72...f2 73.g8D f1D
74.Dc4+ Re1 75.Dxf1+ [todavía existían posibilidades de ganar, mejor no cambiar de inmediato las damas, por ejemplo, después de 75.Dc3+ Re2 76.De5+ Rd2 77.Dxa5+ hay opciones] 75...Rxf1

podemos aplicar  el concepto de posiciones relativas entre los reyes. Aquí están a salto de caballo 76.Rg3 Re2 77.Rf4 Rd3

78.Rg5 Re4 también aquí siguen con la misma posición relativa 79.Rxh5 Rf5. Podemos  determinar a priori si el rey negro puede girar alrededor del blanco y ganar la oposición.  Cuando el rey blanco llegue a g5 tendrá que hacer un movimiento en horizontal,  (solo con la componente "x")  como el rey  el negro puede hacer todos su movimientos en diagonal (movimientos en "x" e "y")  aprovecha esa componente en "y" para girar.
El peón de "h" nunca podrá coronar, pero  Colle pensó que era suficiente para retrasar al negro con su captura y mientras coronar en el peón de "a" 80.Rh6 Rf6 81.h5 Rf7 82.Rg5 Rg7

Ahora ya podemos aplicar la Regla de Bhär y comprobar (sin necesidad de hacer las 7 jugadas que llevarían el rey blanco a b6 y al negro a c8) que la partida son tablas. Desde la jugada 72.Rf2? a la jugada 89 han pasado 17 jugadas, si no se hacen abstracciones y no se  conocen las reglas, es difícil acertar solo con el cálculo. Es curioso que a veces cuando uno juega con seguridad, convencido de que está ganando consigue convencer al contrario de  esa falsedad.

Gonzalo Tévar Sanz





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Botones